Trucos de productividad para cuando estamos desbordados.

Trucos de productividad para cuando estamos desbordados.

Lo ideal es identificar tus habilidades para luego aplicar diferentes sistemas que nos ayudarán a mejorar nuestro rendimiento.

Cuando el trabajo nos desborda debemos ponerle remedio con rapidez por nuestro bienestar personal y por la calidad de nuestro servicio. Cuando tenemos muchas cosas que hacer tendemos a dedicar menos tiempo a cada una de ellas y eso, al final, se acaba notando. Por eso es bueno usar trucos de productividad para cuando estamos desbordados.

 

Es fundamental saber que podemos ser más productivos y eficientes si nos organizamos mejor en nuestro día a día. Lo primordial es identificar nuestras habilidades para a continuación aplicar diferentes sistemas que nos ayuden a mejorar el rendimiento y por ello es conveniente utilizar trucos de productividad para cuando estamos desbordados

 

A continuación vamos a ver cuáles son los consejos de los expertos para ser más productivo.

Analiza tu tiempo.

Debemos analizar en qué estamos invirtiendo nuestro tiempo, y para ello nos podemos hacer las siguientes preguntas: ¿en qué momento del día somos más productivos?, ¿cuándo nos solemos distraer más?, ¿cuánto tiempo pasamos respondiendo a emails?, etcétera. Quizás podemos tener una idea aproximada, pero seguro no que seremos capaz de responder con exactitud en minutos y segundos. Por ello, y para ser más exacto, empieza por utilizar una herramienta que nos ayude a imputar tiempo a cada tarea que realicemos durante el día. Independientemente del sistema que usemos es importante que seamos capaces de analizar los datos recopilados e identificar distracciones y puntos de mejora. Solo de esta forma podremos poner solución a nuestro problema de productividad y encontrar nuestros trucos de productividad para cuando estamos desbordados.

Sé proactivo.

Una vez hemos conseguido identificar las posibilidades de mejora, el siguiente paso es ser proactivo y ponerle solución. Si inviertes demasiado tiempo en una tarea concreta, cámbialo. Eso está en tu mano, y para ello haz uso de las herramientas necesarias.

Intenta priorizar.

Saber priorizar es clave para sacar nuestro trabajo adelante y llegar a tiempo en las entregas. Para ello lo ideal es crear una lista de tareas que se rija por prioridades, y no por el orden de llegada o el azar (de lo contrario siempre nos iremos a casa con la sensación de no haber avanzado lo suficiente). Los expertos recomiendan utilizar la regla del 1-3-5, que funciona de la siguiente manera: en la teoría cada día seremos capaz de hacer una tarea grande, en términos de tiempo, tres medianas y cinco pequeñas. Al empezar la jornada deberemos elegir nueve tareas de nuestra lista, y organizarlas según la prioridad y el tiempo que nos va a llevar cada una de ellas.

Si a lo largo del día surge algún imprevisto tendremos que determinar su nivel de prioridad y añadirlo a la lista. Para ello le dejaremos un hueco que nos haya quedado libre o bien dejando para el día siguiente otra tarea que hubiéramos seleccionado.

En resumen, el secreto para dejar de ser un trabajador desbordado está en cambiar lo que no funciona y ser lo más proactivo posible. Dedica tiempo a revisar todas tus rutinas de trabajo y a mejorar cada día. Estos serán entonces tus trucos de productividad para cuando estamos desbordados.

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario

Website is Protected by WordPress Protection from eDarpan.com.